Promulgar Justicia Económica

Hace tres años, nueve individuos estadounidenses tenían un patrimonio neto equivalente al de la mitad más pobre de los estadounidenses. Hoy, tan solo tres individuos poseen lo mismo que los nueve. Esto no solo es obsceno e inmoral, es absolutamente insostenible. La desigualdad de la riqueza en Estados Unidos amenaza la estabilidad del país y desperdicia recursos que son vitales para combatir la amenaza mundial del cambio climático. Tenemos que preguntarnos si el capitalismo no regulado es la mejor opción para un mundo en crisis. Podemos promulgar justicia económica al proporcionar lo siguiente:

Salarios dignos para todos

Aprende Más

Fortalecer y proteger a los sindicatos

Aprende Más

Fin del Bienestar Corporativo

Aprende Más

Impuestos para los ricos

Aprende Más

Fortalecer las regulaciones bancarias

Aprende Más

Salario Máximo

Aprende Más

Salarios dignos para todos

Los estadounidenses necesitan salarios que les permitan vivir en las comunidades en las que trabajan. Un trabajo de tiempo completo debe proporcionar todo lo necesario para mantenerse a flote. El cálculo de un salario digno debe estar vinculado a la inflación y depender de los costos de vida en la economía local. Nadie que trabaje a tiempo completo debe estar sin vivienda básica, alimentos y ropa. Si el salario mínimo no ha aumentado, pero la productividad sí, ¿a dónde va todo el dinero? Para darle ganancias cada vez mayores a un grupo cada vez más pequeño de personas. Es hora de mirar hacia arriba.

Fortalecer y proteger a los sindicatos

Los sindicatos nos dieron la semana laboral de 40 horas, los salarios dignos y beneficios tales como días de vacaciones y pago por enfermedad. Necesitamos proteger a los sindicatos y fortalecer la capacidad de los trabajadores para formarlos. La verificación de la tarjeta o el método de registro mayoritario es una forma de protegerlos. Además, debemos combatir la legislación a la que se le llama “derecho al trabajo” y anular la decisión de Janus. Necesitamos proteger y fortalecer los sindicatos, estas organizaciones que han combatido la avaricia de los plutócratas para proteger a los trabajadores del abuso.

Fin del Bienestar Corporativo

Si las corporaciones quieren el capitalismo, no pueden también pedir subsidios. No hay ninguna razón para que la gente gaste su propio dinero para darle subsidios a corporaciones que ni siquiera pagan sus propios impuestos. La gente ha tenido que rescatar a los fabricantes de automóviles, a los bancos y las casas de inversión. El dinero que se ha gastado en subsidios debe ser reasignado a aquellos que lo necesitan: la gente. De la misma manera, necesitamos ponerle un fin a las inversiones corporativas. No debemos permitir que nuestras leyes protejan a las corporaciones, mientras les permitimos que muevan sus oficinas centrales a países de paraíso fiscal.

Impuestos para los ricos

Tenemos que ponerle impuestos a los ricos, no solo sobre los ingresos sino también sobre el patrimonio neto. Necesitamos asegurarnos de que paguen su parte para beneficiar a nuestra comunidad. Esto nunca sucederá mientras sigamos eligiendo millonarios para que nos representen. Si continuamos eligiendo millonarios, seguirán representando sus propios intereses y protegerán a los súper ricos a expensas de la gente. Es posible que hablen sobre los temas que nos importan a nosotros, pero al final, siempre le dan otra exención fiscal a los ricos, mientras que como nación seguimos quemando billones en guerras que llenan los bolsillos de los intereses corporativos. Ya basta.

Fortalecer las regulaciones bancarias

La Ley Glass-Steagall fue la reacción del Congreso ante la Gran Depresión de 1929. Efectivamente evitó que los bancos especularan en el mercado de valores con los depósitos de sus clientes, protegiendo así los activos de los trabajadores estadounidenses. La ley impidió a los bancos actuar como especuladores. Lentamente, estas regulaciones fueron deterioradas, hasta que la Ley Gramm-Leach-Bliley de 1999 las paralizó por completo. La crisis de las hipotecas de alto riesgo de 2007 fue un resultado directo de esa desregulación. Necesitamos reinstalar Glass-Steagall y romper los monopolios de los grandes bancos. Además, debemos adoptar Basel III, el marco regulatorio global y voluntario, para fortalecer los requisitos de capital para los bancos.

Salario máximo

En una era de capitalismo no-regulado, deberíamos tener un salario máximo y un salario mínimo. Ningún CEO debe tener un valor neto por encima de 100 veces el del empleado peor pagado de su empresa. Debemos implementar un salario máximo que se establece en 100 veces el salario más bajo pagado en una organización. En una nación donde $15 / hora es el mínimo, el salario máximo sería $1,500 / hora o $3.12 millones al año. Si el que más gana en una compañía quiere ganar $10 millones por año, esa compañía puede elegir pagarle a su menor ingreso $100,000 por año, o aproximadamente $48 por hora. Este sistema garantiza un salario digno para todos.

¿Estás registrada para votar como demócrata?

Lamentablemente, Oregón, y en particular el 3er Distrito, es efectivamente un régimen de partido único. Esto significa que el liderazgo se decide votando en las primarias demócratas en lugar de en las elecciones generales. La democracia requiere elección, y la verdadera elección para Representante del 3er Distrito tiene lugar en las primarias de mayo de 2020. ¡Comprueba si estás registrado para votar hoy!